Por qué el contenido es tu aliado para generar tráfico hacia tu web

Por qué el contenido es tu aliado para generar tráfico hacia tu web

Lo que te convierte en alguien único no es la actividad a la que te dedicas.

Lo que te convierte en alguien único es tu forma de hacer las cosas (tu metodología de trabajo) y tu contenido (el valor añadido que aportas).

Esto es lo que de verdad te diferencia, por lo que te compran y lo que “enganchas” a tus clientes sin importar que seas más caro que tu competencia.

Por lo que podríamos decir que el blog de tu negocio es el vehículo (el medio de transporte) hacia tu web, y el contenido es lo que transportas en tu maletero.

[Tweet “Tu #blog es el vehículo hacia tu web. El #contenido lo que transportas en tu maletero.”]

Ventajas de crear y difundir tu contenido

Iniciarse en la creación de contenido de forma habitual es una tarea tediosa, para qué nos vamos a engañar, sobre todo si no disfrutas escribiendo o no se te da bien.

Pero, créeme, es una cuestión de práctica y de ir perfeccionando la técnica: prometido.

No necesitas ser ningún escritor profesional ni tener una mente muy creativa. Es cuestión de conocer bien tu negocio y de ser constante. De hecho, tú no eres escritor ni tienes que serlo.

Tu objetivo es crear contenido de valor.

No hay más secreto que ese, para aprovecharte de las ventajas que te proporciona el contenido como … :

>> Atraer a tus clientes ideales y generar leads

Suscriptores que te entregan sus datos de contacto a cambio de un contenido de valor.

>> Acompañar al cliente en el recorrido que hace por tus servicios

Da igual si compra uno o empieza desde el más básico hasta llegar al premium. Se trata de  hablar sobre las soluciones que puedes ofrecer a tus clientes en los diferentes momentos en los que se encuentren, en relación a la soluciones que le propones mediante tus servicios.

>> Fidelizar al cliente que te conoce y ha trabajado contigo

A través del contenido, obtienes información extra que no puedes conseguir por otro medio.

Piensa que no sólo ofreces contenido, sino que este lleva impregnada tu opinión y la esencia de tu marca.

Con esta idea de que el contenido sirva para generar tráfico a la web de negocios digitales, como el tuyo, lo primeros que deberías planificar sería la elaboración de los posts.

Por eso, la creación de contenidos debe convertirse en una actividad automatizada en tu rutina de trabajo. Quiero decir que te recomiendo que reserves un horario fijo en tu agenda y que no la tomes como actividad esporádica.

[Tweet ” Para crear #contenido no necesitas ser escritor profesional ni una mente creativa. Es cuestión de conocer bien tu negocio y estar organizado. “]

Organízate con la creación de tu contenido

Para planificar la creación, contesta estas preguntas (sé realista con tu situación):

¿Cuánto tiempo le dedicarás a la semana a la creación de nuevo contenido?

Marca las horas que consideres y ajusta el tiempo con el paso de las semanas. Las horas que inviertas dependerán de la importancia que le quieras conceder a tu estrategia de contenido como parte de tus acciones para aumentar la visibilidad de tu negocio.

¿Has detectado lo que funciona en tu sector?

En mi caso, funciona muy bien ofrecer recursos descargables —tipo plantillas, listados o píldoras informativas— y los casos de éxito.

¿Cuál será el contenido mínimo viable que vas a producir?

Un post semanal está muy bien para comenzar. Solo con un artículo cada 7 días puedes empezar a generar visibilidad si cumples con una buena promoción. Cuando esta sea una tarea “asentada” en tu agenda semanal, puedes plantearte publicar más a menudo.


En la creación de contenidos, como en la cocina, hay que dejar cuajar y reposar los sabores, para que todo vaya cogiendo forma, color y textura poco a poco. Por eso, te recuerdo que también debes ser paciente y tener en cuenta que los resultados del marketing de contenidos aparecen a medio-largo plazo.

¿Cómo te organizas tú para crear tu contenido? ¿Y el de las redes sociales de tu negocio digital?

Hablamos en los comentarios. 👇🏻

El factor que diferencia a los emprendedores de éxito de los que no prosperan

El factor que diferencia a los emprendedores de éxito de los que no prosperan

El pasado mes, durante una sesión estratégica con una pareja que gestiona un hotel muy bonito, al hablar sobre posibles acciones que podían llevar a cabo para ganar visibilidad, me dijeron: “Es que nosotros no sabemos nada de esto” (refiriéndose a temas de comunicación o cómo ser más visible).

Ante esta situación, siempre suelo contestar en la misma línea: “¿A que sabes mucho sobre gestión de hoteles?”. “Sí, claro”, me responden. “Sin embargo, yo no tengo ni idea” —añado yo—. “Entonces, si tuviera que gestionar mi propio hotel, debería pedir a algún profesional del sector que me mostrara cómo se hace”.

¿Dónde quiero llegar con todo esto?

A que lo mío es la comunicación, lo de hablar, lo de elegir entre diez palabras la más indicada para expresar eso que quieres transmitir y explicarte cómo decirle al mundo que tu negocio es único, porque, como tú, no hay dos.

Y los demás aspectos de mi negocio, ¿cómo los gestiono? ¿Me encargo personalmente, aprendo o delego?

 O tienes tiempo o tienes dinero

Considero que pagar a un especialista por hacer su trabajo nunca es un gasto superfluo, sino una inversión. Aunque en un principio pienses “Uf, gastarme ahora X en esto me viene mal”, la realidad (y la experiencia) me dicen que es la forma más inteligente y eficaz de que tu negocio avance.

Y no hablo de proyectos megagrandes, sino de tareas que necesitas realizar a diario en tu negocio.

¿Te suena lo de hacer una landing para conseguir suscriptores?

¿Te suena lo de redactar los textos de tu web?

¿Te suena lo de tener unas fotos que transmitan una imagen profesional?

Si quieres de verdad aprovechar el tiempo y aumentar tu productividad, hazme caso y no lo dudes: delega.

Además, seamos sinceros: el resultado que proporciona un profesional no tiene nada que ver con la cuestionable calidad que eres capaz de conseguir por ti mismo.

[Tweet “Si quieres aprovechar el tiempo y aumentar tu productividad, hazme caso y no lo dudes: delega.”]

Por lo tanto, tener tiempo o conocimientos amplios en un área tampoco deberían ser motivos para no externalizar.

 Delegar o cómo no perder el tiempo

¿Ha llegado el momento de plantearte crear un equipo de colaboradores en los que apoyarte?

Puede que no sepas responder con firmeza. Para ayudarte, te voy a contar los aspectos que yo tengo en cuenta para valorar la opción de contratar servicios para mi proyecto:

↗️ El conocimiento que tengo hasta ese momento en el área

Si lo que sé es suficiente para el nivel que necesito y el resultado puede ser profesional, me pongo manos a la obra yo misma. Sin embargo, cuando sería necesario invertir horas en aprender algo nuevo y no tengo garantías de que vaya a quedar como yo pretendo, busco a un profesional.

↗️ Las habilidades

Todos tenemos más destreza para realizar algunas tareas que otras. En mi caso, cuando voy a desarrollar algo concreto en mi proyecto, me pregunto: ¿se me da bien o mal? Si identifico una carencia, no pierdo tiempo y cuento con los servicios de un experto.

[Tweet “Te cuento los aspectos que tengo en cuenta para valorar contratar servicios para mi proyecto”]

↗️ Qué nivel de desarrollo necesito

Esto está relacionado con el primer aspecto que te comentaba: el conocimiento. Por ejemplo, si no tienes ni idea de cuestiones técnicas y eres poco hábil con la tecnología, lo adecuado sería contratar a un profesional cuando quieras montar la web de tu negocio o necesites resolver una incidencia.

↗️ Una hoja de ruta

Tener una guía paso a paso, preparada por un profesional, es una gran ayuda para que tú mismo puedas avanzar con cierta autonomía en ciertas acciones.

En mi caso, los temas de la web se me dan bien, tengo habilidades para ello y conocimientos (no profesionales, pero sí avanzados). Configurar un plugin para realizar una landing, me lleva muchas más horas de las que invierte un experto. Sin embargo, crear las landings una vez configurada la parte técnica más compleja, apenas me cuesta trabajo, por mis habilidades y conocimientos básicos. Así que, delego una parte y la otra, ahora que tengo tiempo, la desarrollo yo.

¿Tú qué tienes en cuenta para delegar algún aspecto de tu negocio? ¿Te cuesta mucho dar el paso? ¿Cuál es tu experiencia en torno a este tema? Te espero en los comentarios.

El contenido no te soluciona la vida

El contenido no te soluciona la vida

Me pasa, lo reconozco.

A mí también se me acumulan posts por leer, vídeos por ver, infografías en las que pararme detenidamente, que esperan mientras yo intento salir del atolladero del día a día.

Y no me gusta la sensación de tener tareas pendientes.

Pero menos aún me gusta la sensación de leer y leer y no saber cuándo he leído suficiente y estoy preparada para pasar a la acción.

¿Te identificas?

Pues prepárate, porque he encontrado la solución a este problema y voy a contarte qué hago yo para evitar entrar en una rueda de hámster de la que te cuesta salir.

¿Cómo saber si el contenido que seleccionas es el que de verdad necesitas?

No creas que eres raro ni que estás siendo víctima de una obsesión por la formación continua.

Qué va.

Esto tiene un nombre: infoxicación o sobrecarga informativa, que se refiere al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema.

Te pasa, ¿no? A mí, más a menudo de lo que me gustaría.

Por eso he creado una técnica (de 2 pasos) infalible que aplico para combatir esta sensación de parálisis. En el poco tiempo que llevo utilizándola he comprobado que me resulta muy eficaz.

Te la cuento por si te sirve de ayuda:

  1. A cada contenido que llega a mis manos, le doy un vistazo e identifico si hay algo de interés para mí y está alineado con los pasos que quiero dar en los próximos meses.
  1. “Pasos que quiero dar en los próximos meses”. Esto es lo importante de la cuestión. ¿La información que tienes en tus manos es relevante para dar esos pasos? Si la respuesta es sí, continúa ¿No lo es? Descártala: bórrala, elimínala y no la guardes en la carpeta de “pendientes por leer”.

[Tweet “Mi técnica (de 2 pasos) infalible que aplico para combatir esta sensación de parálisis”]

A partir de mi experiencia como persona “enganchada” a consumir contenidos, he eliminado muchas suscripciones a newsletters. Esas suscripciones evolucionan, en función de los intereses que tenga en cada momento y no quiero tener mi bandeja de entradas repleta de correos sin leer.

El equilibrio entre leer y pasar a la acción

¡Ya has leído suficiente! Y no lo digo porque tras este post tengas la información que te faltaba.

Lo digo porque sabes más de lo que crees sobre ese tema sobre el que llevas leyendo un tiempo. ¿Piensas que exagero? Pasa a la acción y compruébalo tú mismo.

¡Hazlo ahora!

[Tweet “Sabes más de lo que crees sobre ese tema sobre el que llevas leyendo un tiempo.”]

La información no muere y Google no se vacía, así que cuando quieras podrás recurrir a ella. Además, cuando te pones en marcha, es cuando te surgen las dudas reales que requieren que sigas informándote (o que te formes).

¿Qué truco usas tú para seleccionar el contenido y no quedarte petrificado ante la tonelada de información que has acumulado? Nos vemos en los comentarios.

5 razones por las que la organización es la clave del éxito de tu negocio

5 razones por las que la organización es la clave del éxito de tu negocio

¡Hola! Antes de nada quería agradecer a Ana que me haya invitado a su fantástico portal. Este rincón repleto de emprendedores, creativos y pequeñas empresas me encanta. Como uno de ellos que eres, tienes una magia difícil de explicar. Imagino que será por esa pasión, energía y motivación que pones en todo lo que haces.

Sin embargo, a pesar de todo tu esfuerzo, hay un punto que en muchas ocasiones se te olvida y que es tan importante como la creatividad, los números o las buenas ideas: la organización.

Durante toda mi vida profesional he comprobado que una buena planificación, la constancia y la eficiencia suponen la diferencia entre el proyecto de éxito y el que fracasa. ¡No subestimes su poder para triunfar!

Así que querida, o querido, prepárate tu bebida favorita y coge ya una libreta bonita, porque hoy quiero que des un paso más en tu negocio.

Te traigo 5 razones y 5 acciones para cambiar y avanzar desde hoy mismo. ¡Allá vamos!

1 // El orden importa, y mucho

Imagínate que te has propuesto crear una obra maestra. ¿Tendría sentido ponerla a la venta antes de montar el caballete?

Al final, aunque sea una cuestión de lógica pura y dura, cuando lanzamos una idea, un producto, servicio, negocio o lo que sea, tenemos que atender tantas fases que no siempre somos capaces de acompasarlas bien.

Lanzar ese producto en el momento perfecto o haber conseguido una base de datos de clientes antes de vender puede ser la clave de tu éxito. O, quizás, haber escrito posts sobre el arte y los colores para posicionarte en Google y que tus clientes te encuentren antes de comprarte. O realizar una campaña en Facebook dos días antes de que termine la venta.

Todo tiene sus tiempos, y conseguir que sean perfectos genera buenos resultados.

Para ello, piensa en ese proyecto que tienes entre manos. Apunta en una lista todos los pasos necesarios, todo lo que tienes que hacer para conseguir tu objetivo (¿vender x unidades? ¿Conseguir x visitas?), escribe todo.

Una vez hecho esto, crea bloques diferenciados por tipo de acción (generación de ideas, creación del producto o servicio, campaña de publicidad, colaboraciones extras, postlanzamiento…) y ordénalas por días o semanas. En este post encontrarás un planificador DIY para tu proyecto.

2 // Tu tiempo es tu mejor activo

Si eres autónomo, lo sabrás mejor que nadie: tu tiempo es oro, mucho más que para cualquier otro perfil profesional.

Y es que, si eres eficiente y eres capaz de hacer más en menos tiempo, puedes atender a más clientes, ganar más dinero o directamente contar con más tiempo libre.

No me refiero a que realices peor tu trabajo ni a que reduzcas la calidad de tus resultados. Hablo de detectar las fugas de tiempo y aquellas actividades que no te están aportando valor, pero que consumen parte de tu jornada laboral.

Pasa a la siguiente hoja de tu libreta y añade el título: “Test de eficacia”. Justo debajo, escribe tu principal objetivo (¿más ventas? ¿Más seguidores en las redes?).

Y ahora especifica todos los tipos de tareas que llevas a cabo a diario o de manera semanal. Apunta hasta las más pequeñitas (escribir artículos, publicar en redes sociales, diseñar, analizar a la competencia…).

Luego, añade tu reflexión al lado de cada una. ¿Podrías eliminar alguna que no te está ayudando a conseguir el objetivo principal? ¿Podrías automatizarla o agilizarla (por ejemplo, con atajos de teclado o nuevas herramientas)?

[Tweet “¿Sabes qué fugas de tiempo y actividades no te están aportando valor? @EstudioAvellana mi #blog”]

3 // Las tareas rutinarias construyen tu imperio

Es el conjunto de minitareas —que en muchos casos son las mismas a diario— lo que construye tu marca, tu negocio y tus servicios.

Para recoger, primero hay que sembrar, y esto es más fácil si cuentas con una lista de verificación (checklist).

En una nueva hoja de tu libreta, haz un listado con todas las acciones que se repiten en tu negocio. Por ejemplo, cuando publicas un post en tu blog, tienes que elegir las palabras clave, corregir las faltas, revisar el SEO, añadir etiquetas, hacer fotos, modificar las imágenes, publicarlo en cada red social…

Haz fotocopias de esta lista, tacha a lápiz o plastifícala para no tener que reescribirla, y utilízala cada vez que tengas que ocuparte de dichas tareas. De este modo, no perderás tiempo en volver a pensar cada vez qué tienes que hacer.

[Tweet “Las tareas rutinarias construyen tu imperio por @EstudioAvellana en mi #blog”]

4 // Centrarte en las prioridades te hará brillar

Solo determinadas tareas son las que realmente aportan un valor único a tus clientes y te diferencian del resto de tu competencia. Podría ser dibujar, escribir, pensar, reflexionar, inventar, diseñar… Tú sabes mejor que nadie qué es aquello en lo que eres un genio.

Pero resulta que, por la falta de organización, es muy habitual que estas tareas, precisamente las importantes, queden relegadas debido al estrés del día a día.

En la cuarta hoja de tu libreta monísima escribe cuáles son tus dos mejores horas del día. ¿En qué momentos te sientes más creativo, inspirado o con energía? ¿A primera hora, por la noche, al mediodía?

Muy bien, pues esas dos horas que hayas elegido resérvalas siempre para dedicarlas a las acciones en las que brillas. Organiza y planifica tu día a día con base en esta decisión. Por ejemplo, no leas e-mails hasta las 11 de la mañana o no cierres reuniones nunca a última hora de la tarde. Escribe las tres reglas de oro que hayas decidido a continuación.

[Tweet “¿Qué tareas son las que realmente aportan un valor único a tus clientes? @EstudioAvellana”]

5 // Si las ideas no están ordenadas, no sirven para nada

Está genial que tu mente sea un hervidero de nuevas ideas, que te encante bucear por Pinterest o leer blogs de tu profesión para crecer y que tu negocio mejore. Está genial si las tienes bien organizadas y clasificadas.

Por ello, ahora te propongo que te des de alta en Evernote (si no la estás ya) y que crees un diseño de carpetas perfecto para ti (por ideas de temáticas de futuros posts, de futuros negocios, de acciones de marketing que te han gustado o de diseños que podrían inspirarte).

Añade, además, todo lo que has ido recopilando y que tienes en la cabeza o escrito en papelitos sueltos. A partir de ahora, cada vez que entre una idea a tu bandeja de entrada o a tu mente, irá directamente a la carpeta en cuestión.

Así, cuando vayas a lanzar ese servicio estrella, tendrás una carpeta repletita de ideas maravillosas: un tesoro que solo tienes tú y nadie más.

Millones de gracias, Ana, por abrirme las puertas de tu casa. Espero que, a partir de ahora, la organización y la planificación sean parte de tu día a día y del de tus lectores. Y, sobre todo, que disfrutes con cada tarea, con cada minuto dedicado a tu proyecto y con cada libreta nueva que estrenes. 😉

Ahora, cuéntame: ¿crees que te vendrán bien estos consejos de organización? ¿Pierdes mucho tiempo en acciones que no te aportan valor? ¿Te cuesta planificarte? Te espero en los comentarios para continuar el debate.

Más sobre Estudio Avellana:

Soy Sara, de los Pérez de toda la vida. Mi primera agenda la tuve con 6 años y adoro organizar todo lo organizable. Economista especializada en marketing, he sido investigadora, profesora, consultora, bloguera, coordinadora… ¡y lo que me queda por probar! En mi blog, Estudio Avellana, trato de inspirar a creativas para que planifiquen con mimo (y mucha eficiencia) cada proyecto que tengan entre manos. Y, por supuesto, que no falte nunca la papelería bonita y las cosas cuquis a nuestro alrededor.

Kit de bienvenida

Escuela de organización

Facebook // Instagram // Pinterest